Imagen

Caras

fabricas con cara

——————————————————————————

Las fabricas descubren caras. Crean caras. 
Caras de amargura y ternura olvidada. 

Recuerdan algo cercano que no merece la pena parar a pensar. 
Sabio reflejo de la realidad. 
La ciudad no se escapa, también enseña su cara, 
a veces bonita cuando se presenta la ocasión y otras no. 
La ciudad es caprichosa y no tiene compasión, 
el hambre aprieta y el frío mata. 
Hambre de humo, de carbón, 
frío de manta de duelo que se desliza áspera. 
Las caras miran la ciudad con estupor, 
no puede ser, otra vez no. 
Su alma de carne y hueso comienza a trabajar como un robot. 
Pobre alma de hojalata nos depara el futuro. 

Más caras, màs humos negros para cegar al robot!

Espinas de rosas

Espinas de rosas en una bolsa transparente con una nota escrita a mano, letra de mujer. En ella se puede leer:

Las flores muy bonitas, esto para ti…

Un hombre de unos 35 años lo sostiene en su mano. Abre el cierre de la bolsa, mete la mano y coje una espina. La saca lentamente de la bolsa, la mira fijamente con expresión a mitad de camino entre la incredulidad y la rabia. Tras unos segundos de atenta observación aplasta la espina con rabia. Ya no hay incredulidad. al momento comienza a brotar sangre. Segundos después el hombre se abate hasta quedar de cuclillas y comienza un sonoro y desgarrador sollozo.

Al momento multitud de preguntas y pensamientos se mezclan en su cabeza pero una se repite una y otra vez :
¿Se ha acabado todo?